alex_inside

Índice

 

   1. CROMATOGRAFIA DE GASES  

      

   2. CROMATOGRAFÍA EN CAPA DELGADA

 

   3. ELECTROFORESIS DE ZONA

 

  4. PUNTO DE HUMO

 

 5. INDICE DE YODO

 

 6 INDICE DE  ACIDEZ:

 

7. OTRAS FUENTES:

 

 

 

 

 

 


1 CROMATROGAFIA DE GASES

 

La cromatografía consiste en la separación de los componentes de una mezcla, por una serie de operaciones de equilibrio, entre dos fases diferentes, una fija o estacionaria con una amplia superficie y otra en movimiento (fase móvil) en contacto con la primera. Cuando la fase móvil es un gas de arrastre, se puede utilizar tanto un líquido como un sólido como fase estacionaria. Estos procesos se denominan, cromatografía gas-líquido y cromatografía gas-sólido respectivamente. Para la realización de una cromatografía se trabaja con un equipo como cromatógrafo.

 

Principio de la cromatografía

 

La separación de los componentes de la mezcla depende de sus solubilidades en

cada fase. A medida que los compuestos son transportados por la fase móvil sobre

el lecho fijo o fase estacionaria, aquellos con una mayor solubilidad en esta última,

pasan a la corriente del gas de arrastre con menos frecuencia (ya que tardan más en salir del lecho) provocando con esto, la separación física de los componentes. En la figura , se ilustra el principio de partición donde A, B y C son componentes que se distribuyen en diferentes grados entre la fase gaseosa y líquida como lo indican las flechas.

 

 

 

Figura: Principio de partición de la cromatografía de gases.

 

 

Descripción del cromatógrafo de gases

 

En un cromatógrafo de gases podemos distinguir los siguientes elementos esenciales:

 

 

 

- Recipiente con al fase móvil o gas portador: Es una bala de gas inerte (N2, He, Ar), a elevada presión y de gran pureza, provista de un manorreductor y un sistema para regular un flujo pequeño de gas.

 

- Sistema de introducción de la muestra. Es el lugar por donde vamos a introducir la muestra, generalmente en disolución, con ayuda de una microjeringa. Se suelen inyectar volúmenes muy pequeños del orden de los microlitros. En el sistema de inyección la muestra se volatiliza y es arrastrada hacia la columna por la fase móvil.

 

- Horno y Columna. El siguiente componente del cromatógrafo es el horno, que es un recinto donde está la columna, la cual está conectada por un extremo al sistema de inyección y por otro al detector.

 

La columna es el elemento principal del cromatógrafo pues se trata de un tubo de acero o sílice fundida en cuyo interior está la fase estacionaria. Los componentes de la muestra arrastrados por el gas portador son más o menos retenidos por la misma y en consecuencia se separan unos de otros. El tiempo de retención de un compuesto en cromatografía de gases va a depender, por una parte, de su naturaleza, es decir, de su estructura, composición química y volatilidad, y por otra, de las características del sistema cromatográfico, como tipo de fase estacionaria, longitud de la columna y Tª de la separación.

 

Se emplean actualmente cientos de tipos diferentes de fases estacionarias, si bien las podemos agrupar en tres variantes:

 

Fases estac. Sólidas.

Fases estac. Líquidas.

Fases estacionarias ligadas.

 

Estas últimas, basadas en una estructura de silicona, son las más empleadas. Hay muchas variedades de diferentes polaridades que nos permiten elegir la fase más adecuada para una muestra concreta.

 

 

1.2 Configuración del horno.

 

 La temperatura de la columna depende del punto de ebullición de la muestra y del grado de separación requerido.Programa de temperaturas: se utiliza para muestras con un amplio intervalo de puntos de ebullición.

 

 

                           

         

Cuadro de texto:

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

             

                    

          

 

 

 A medida que la temperatura aumenta, la presión de vapor del analito aumenta y se fluye más rápidamente.   La columna alcanza la temperatura durante la separación y las especies se separan según su rango de polaridades o presión de vapor.

 

 

                                                                       

 

 

 

 


 2 CROMATOGRAFÍA EN CAPA DELGADA

 

Las operaciones que se efectúan en cromatografía en capa delgada son prácticamente las mismas que las  de cromatografía en papel y la mayoría de los puntos expuestos anteriormente se aplican también a esta forma de cromatografía tan sencilla. En lugar de una hoja de papel se emplea una capa de adsorbente, finamente dividido, colocado sobre una placa de vidrio.

 

Naturaleza de la capa delgada. Los adsorbentes que se usan común­mente son: gel de sílice, alúmina, tierra de infusorios y celulosa en pol­vo; pero   para fines especiales se emplean otros productos como Sepha-dex, resinas cambiadoras de iones o substancias inorgánicas. El gel de sílice es ácido y tiene una gran capacidad. Se usa tanto para cromato­grafía de adsorción como de partición. La alúmina es alcalina y se em­plea principalmente para adsorción. La tierra de infusorios es casi neu­tra y se utiliza como soporte en fenómenos de partición. Cualquiera de estos productos se puede usar puro, pero es más conveniente,. Mezclar­lo con un conglutinante, yeso por ejemplo, para que la capa tenga ma­yor cohesión.

 

Preparación de la  capa. La placa de vidrio generalmente es plana y tersa, aun cuando ocasionalmente puede ser ligeramente asocia u ondu­lada. El tamaño y forma los determina el aparato que se va a usar; los portaobjetos son baratos, fácilmente asequibles y adecuados para trabajo

En pequeña escala. De cualquier modo, la superficie del vidrio se debe limpiar escrupulosamente  con detergente y/o un disolvente orgánico para eliminar cualquier rastro de grasa.

           
El grueso de la capa determina la capacidad del sistema y bastan de  0.15 a 2.0 mm de espesor.

Es de su importancia que la capa tenga un espesor uniforme.  La mayoría de las capas delgadas se aplican extendiendo una película de una suspensión acuosa del adsorbente sobre toda la superficie.  La suspensión no debe estar ni muy espesa  (viscosa) ni muy diluida, de lo contrario no se extiende bien. 

El gel de sílice G, que tiene de 10 a 15 % de sulfato de calcio calcinado, mezclado con dos veces su peso de agua, aproximadamente, da la suspensión adecuada.

 

Con los aplicadores comerciales, el recipiente, que tiene una ranura, se desliza sobre el vidrio y deposita una capa de espesor uniforme.

Al­ternativamente, podemos poner cinta adhesiva en orillas opuestas de la placa y emplear una varilla de vidrio a manera de llana; la capa resul­tante tendrá el espesor de la cinta. Para viso ocasional, se puede sumer­gir un par de portaobjetos, uno contra el otro, en una suspensión no acuosa de 35 g de gel de sílice en 100 ml   de cloroformo, sacarlos lenta­mente y dejarlos escurrir y secar.

 

Después de la aplicación, el conglutinante requiere aproximadamente 30 minutos para fraguar. Para cromatografía de adsorción, las placas se activan calentándolas a 110°C durante varias horas. Para cromato­grafía de partición, no se requiere secado y el agua residual actúa como fase estacionaria. Por último, se limpian las orillas y las placas se guar­dan en un desecador o en un gabinete especial. Hay que recordar que una placa activada absorbe vapor de agua y otros vapores de la atmós­fera que pueden causar cambios drásticos en su funcionamiento cromatografico.

 

Desarrollo. La elección del disolvente depende de los mismos facto­res ya expuestos en otras formas de cromatografía de líquidos y los ti­pos de elusión son muy semejantes a los de la cromatografía en papel. El proceso debe efectuarse, por supuesto, en una cámara cerrada para evitar la evaporación del disolvente. Para hacer visibles las manchas, se emplean vapores de yodo como reactivo "universal"

 

Para compuestos orgánicos. La mancha de yodo desaparece rápidamente pero se puede hacer estable atomizándola con una solución alcohólica de bencidina al 0.5%. Otro reactivo revelador común es el ácido sulfúrico; después de atomizado se calienta la placa y los componentes de la muestra se carbo­nizan dejando manchas café oscuro. Existe toda una serie de reactivos específicos y, por supuesto, la mancha se puede desprender, extraer e investigar por cualquier método disponible.

 

Ventajas y aplicaciones. La cromatografía en capa delgada, compa­rada con la cromatografía en papel, es más versátil, rápida y reproducible. A menudo se emplea como técnica piloto para una investigación rápida de la complejidad de una mezcla o como ayuda

 Para seguir el curso de reacciones o para orientar    técnicas de sepanu ion más  ayuda para establecer las mejores condiciones para una cromatografía en columna en gran escala. Debido a su rapidez y sencillez, se emplea con frecuencia para seguir el curso de reacciones o para orientar técnicas de separación más elaboradas y complejas. Los cromato gramas en capa delgada a menudo sirven para identificar drogas, extractos de plantas y preparaciones bio­químicas o para poner en evidencias contaminantes o adulterantes.

 

 

 


3 ELECTROFORESIS DE ZONA.

 

 

A la electroforesis atañe el movimiento de partículas coloidales con carga, o de iones macromoleculares, en un campo eléctrico. Las dife­rencias en sus velocidades de migración proporcionan un medio muy efectivo para la separación e identificación de biocoloides, tales como  proteínas, polisacáridos y ácidos nucleicos, as! como también para la ca­racterización de sus componentes.

 

Se conocen dos métodos genérales. En el primero la muestra se coloca en el fondo de un tubo en U, con límite de separación perfectamente definido entre la muestra y la solu­ción restante del tubo, como se ve en el esquema de la figura.

Al paso de la corriente eléctrica, el límite se desplaza en una dirección y a una velocidad determinada por el signo y la movilidad de las especies con carga. La posición del límite se puede observar por una disconti­nuidad en el índice de refracción de la solución. El patrón de electro­foresis común (similar al cromato grama) se obtiene graficando el gradiente  del índice de refracción contra la distancia a lo largo del tubo, la movilidad de las especies, μ es. Una de sus propie­dades características y se puede determinar de la relación:

                   

µ=         d A k

                i t

 

 

 

 

 

 

 

 

 


4 PUNTO DE HUMO

 

 

Punto de humo según  guzmán y Bermúdez, el punto de humo se define con la temperatura  mas baja a la cual se  desprende los productos  gaseosos de descompocion de los lípidos  cuando son  sometidos a calentamiento a temperaturas relativamente altas.

El punto de humo varía de manera inversa con el índice de acidez y por eso los aceites sin refinar presentan punto de humo más bajo que los aceites refinados. Así el aceite de maíz crudo presenta humo en suficiente cantidad para ser visibles a 178°C y el mismo refinado, los presenta a 227°C el aceite de soja crudo tiene un puente de humo a 210°C y refinado a 256°C,

Esta propiedad varía además con la composición en ácidos grasos, en tal forma que los productos que contienen ácidos grasos de cadenas mas cortas presentan punto de humo a temperaturas menores.

 

 


 5 INDICE DE YODO

 

 

El yodo se adiciona a los enlaces dobles de los ácidos insaturados cuantitativamente bajo condiciones controladas.

 

     H    H   H    H                                            H H  H H

 


H-C-C=C -C-H+I2                             H-C-C-C-C-H

          

      H             H                                             H   I   I   H  

 

 

En esto se basa químicamente la determinación del índice de yodo, el cual se define como: El numero de gramo de yodo adsorbido por 100 g de aceites o grasas las reacciones del yodo con trisulfato son las siguientes

 

 (I3)   +   2e                3 I

2S2O3  -  2e             S4O6

 

 


(I3)      +    2S2O3      3I  +S4O6.

 

El punto final se registra con la desaparición del complejo azul con el almidón. Esta determinación es quizás el mejor método para clasificar los aceites, pues permanece casi inalterada por ligeros cambios en el estado del mismo: además, permite caracterizar la muestra, dando una base para saber si la muestra pura o se encuentra mezclada

 

Se ha propuesto tres métodos generales para esta determinación similares en su técnica; se diferencia solo en la solución de halógeno utilizada así:

 

 

 

 

 

METODO

SOLUCION HALOGENANTE

Hube

Yodo en alcohol, cloruro de mercurio en alcohol.

Wijs

Cloruro de yodo en acido acético

Hanus

Yodo bromuro en acido acético

 

 

En la guía de laboratorio se propone los métodos de Hanus y wijs, los cuales deben efectuarse por duplicado y corriendo un blanco de reactivos la diferencia entre la cantidad gastada en la titilación con tiosulfalto del blanco y del problema referida a la correspondiente cantidad de yodo, da la cantidad de yodo adsorbida por la muestra así:

                              (B-S) x Nx 12.69

Índice de Yodo= _______________________

 

                             Peso en muestra en gramos

 

B = Numero de cmE3 de Na2S2O3  0.1 N necesario para la titilación en blanco.

 

S =numero de cm  de Na2S2O3 a 0,1 N requeridos en la titilación

 

1 cm de Na2 S2 O3  a 01 N=  0,01269 g de I

 

 

Como se había dicho, los resultados de índice de yodo permiten clasificar los aceites así:

 

Los aceites secantes (como el de linza) y los de pescado tienen índices de yodo muy elevados que pasan de 120 .los aceites secantes (oliva, maní, almendras,) tienen de yodo inferiores a 100

 

 

Los aceites semisecantes ( algodón, ajonjolí de maíz) tienen índices de yodo intermedios las grasas vegetales tienen índices de yodo entre 30 y 60 exceptuando algunas ceras cuyo numero de yodo es inferior a 11. Las grasas animales también tienen índices de yodo inferiores a 90

 

 

El  índice de yodo puede vallar ligeramente con la edad y la forma de conservación de las materias  grasas

 

 

 

          X=             100 (I – n)

                                m - n

Y = 100 – x.

En las cuales:

X= % grasa M

Y = % grasa N

 

m = índice de yodo de M pura

n = índice de yodo de N pura

I = índice de yodo de la mezcla.

El índice de yodo puede variar ligeramente con la edad y la forma de conservación de las materias grasas. Generalmente los materiales viejos y mal conservados tienen un valor inferior al mismo material fresco o bien conservado. Esta variación es más critica para los aceites secantes que absorben fácilmente el oxigeno del aire.

En la Tabla 3.7 se muestran algunos valores de índices de yodo registrados en las Normas ICONTEC y propuestos por otros autores.

 

Pruebas para Enranciamiento

 

Para detectar esta alteración se utilizan generalmente dos
métodos: El de Fallenberg y el de Kreiss.           0

 

 

TABLA  VALORES DE ÍNDICE DE YODO

 Aceites

 

índice de Yodo

 

ICONTEC

 

Norma No.

 

Aceite de Coco

 

 

 

10,5-7,5

 

252

 

Aceite de Soya

 

127-135

 

141-120

 

254

 

 Aceite de Maíz

 

111-128

 

128-103

 

255

 

aceite de Ajonjolí

 

103-115

 

188-103

 

256

 

 Aceite de Algodón

 

101-117

 

113-99

 

257

 

Aceite de Maní

 

83-103

 

 

 

261

 

Aceite de Oliva

 

80-83

 

 

 

268

 

Aceite de Arroz

 

 

 

108-99

 

259

 

Aceite de Girasol

 

 

 

136-125

 

264

 

b) Reacciónláé Kreiss         .:.-:-

Se basa en la investigación del aldehido epihidrinico y se aplica a las sustancias grasas refinadas, pues la no refinadas pueden dar la reacciónsin estar rancias. El reactivo es una solución etérea de floro glucina e medio ácido, la cual, en presencia del haldeado da una coloración roja.

Para cuantificar el enranciamiento se utiliza e! método del índice de peróxidos, en el cual se determinan todas las sustancias presentes que oxidan el yoduro de potasio bajo las condiciones del método. Este valor se expresa en mili equivalentes por 1000 gramos de muestra y es aplicable a todas las sustancias grasas. El método es empírico y cualquier variación en el procedimiento afecta los resultados.

 

 Índice de Maumené: Es el número de grados centígrados correspondientes al calor producido por la sulfonación del aceite. El procedimiento consiste en mezclar 10 crn3 de H.2SO4 concentrado con 50 gramos de aceite o grasa v medir el ascenso de temperatura mientras se agita la mezcla. La diferencia de temperaturas es el índice de Maumené. Los detalles de la prueba son muy importantes para obtener resultados reproducibles, pues ligeras discrepancias en la manipulación causan serias desvia­ciones en los resultados obtenidos.

Los aceites que han sufrido oxidación muestran un aumento en el indin- .ce. í fanmené y una disminución en el índice de yodo.

 

 

ACEITES

 

 ÍNDICE DE MAUMENÉ

 

 Aceite de Maíz                             180

 Aceite de Algodón                       0.55

 Aceite de Ajonjolí                         155

 Aceite de Maní                            125

 Aceite de oliva                            100

 Aceite e soya                             0.90

 

 

 6 INDICE DE  ACIDEZ:

 

 


Se entiende por índice de acidez o valor acido, los miligramos de KOH necesarios para saturar los ácidos grasos libres contenidos en un gramo de muestra el resultado de la titulacion con alcalí en presencia de fenoltalaina se puede expresar se puede expresar con porcentaje de acido oleico (C18 H34 O2, peso molecular 282). 

 

La acidez de un aceite de grados de KOETTSTORFER que representan los cm cúbicos de KOH a 1.0 N necesarios para neutralizar la acides libre de 100 gr. de sustancia grasa. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 7. OTRAS FUENTES:

 

 

 

DETERMINACIÓN DEL ÍNDICE DE IODO

INTRODUCCIÓN

Se define como el peso de yodo absorbido por la muestra en las condiciones de trabajo que se especifican. El índice de yodo se expresa en gramos de yodo por 100 g de muestra.

REACTIVOS

Yoduro potásico, solución de 100 g/L, exento de yodatos o de yodo libre.

Engrudo de almidón (Mezclar 5 g de almidón soluble con 30 ml de agua, añadir la mezcla a 1000 ml de agua en ebullición, hervir durante 3 minutos y dejar enfriar.)

Solución volumétrica patrón de tiosulfato sódico. (0,1 mol/l de Na2S2O3·5H2O, valorada como máximo 7 días antes de su uso).

Disolvente, preparado mezclando volúmenes iguales de ciclohexano y ácido acético.

Reactivo de Wijs, que contenga monocloruro de yodo en ácido acético. Se utilizará reactivo de Wijs comercializado (el reactivo contiene 9 g de ICl3 + 9 g de I2 en ácido acético)

MATERIAL

Navecillas de vidrio, apropiadas para la muestra problema y que puedan introducirse ne los matraces.

Matraces erlenmeyer de 500 ml de capacidad con boca esmerilada, provistos de sus correspondientes tapones de vidrio y perfectamente secos.

PREPARACIÓN DE LA MUESTRA QUE DEBERÁ ANALIZARSE

Secar la muestra homogeneizada con sulfato sódico y filtrarla.

PROCEDIMIENTO

El peso de la muestra varía en función del índice de yodo previsto, como se indica en el cuadro:

 

 

Índice de yodo previsto

Peso de la muestra problema

menos de 5

3,00 g

5 - 20

1,00 g

21 - 50

0,40 g

51 - 100

0,20 g

101 - 150

0,13 g

151 - 200

0,10 g

 

 


Pesar la muestra problema con precisión de 0,1 mg en una navecilla cápsula de pesadas de vidrio.

Introducir la muestra problema en un matraz de 500 ml. Añadir 20 ml del disolvente para disolver la grasa. Agregar exáctamente 25 ml del reactivo de Wijs, tapar el matraz, agitar el contenido y colocar el matraz al abrigo de la luz. No deberá utilizarse la boca para pipetear el reactivo de Wijs.

Preparar del mismo modo un ensayo en blanco con el disolvente y el reactivo, pero sin la muestra problema.

Para las muestras con un índice de yodo inferior a 150, mantener los matraces en la oscuridad durante 1 hora; para las muestras con un índice de yodo superior a 150, así como en el caso de productos polimerizados o considerablemente oxidados, mantener en la oscuridad durante 2 horas.

Una vez transcurrido el tiempo correspondiente, agregar a cada uno de los matraces 20 ml de solución de yoduro potásico y 150 ml de agua.

Valorar con la disolución de tiosulfato sódico hasta que haya desaparecido casi totalmente el color amarillo producido por el yodo. Añadir unas gotas de engrudo de almidón y continuar la valoración hasta el momento preciso en que desaparezca el color azul después de una agitación muy intensa. (Se permite la determinación potenciométrica del punto final).

Efectuar 2 determinaciones de la muestra problema.

 

 

 

EXPRESIÓN DE LOS RESULTADOS

El índice de yodo se expresa del siguiente modo:

                      12,69 c (V1 - V2)

                     ------------------

                              P

Siendo:

C: valor numérico de la concentración exacta, expresada en moles por litro, de la solución volumétrica patrón de tiosulfato sódico utilizada

V1: valor numérico del volumen, expresado en mililitros, de la solución de tiosulfato sódico utilizada para el ensayo en blanco.

V2: valor numérico del volumen, expresado en mililitros, de la solución de tiosulfato sódico utilizada para la determinación.

p : valor numérico del peso, expresado en gramos, de la muestra problema.

Se tomará como resultado la media aritmética de las dos determinaciones, siempre que se cumpla el requisito establecido con respecto a la repetibilidad.


 

 

 

 


 

PRUEBA ESPECTROFOTOMÉTRICA EN EL ULTRAVIOLETA

 

 

INTRODUCCIÓN

La prueba espectrofotométrica en el ultravioleta puede proporcionar indicaciones sobre la calidad de una materia grasa, su estado de conservación y las modificaciones inducidas por los procesos tecnológicos.

Las absorciones en las longitudes de onda indicadas en el método se deben a la presencia de sistemas diénicos y triénicos conjugados. Los valores de estas absorciones se expresan en extinción específica E1 cm 1% (extinción de una solución de la materia grasa al 1 % en el disolvente determinado, en un espesor de 1 cm) que se expresará convencionalmente como K, también denominado coeficiente de extinción.

La materia grasa se disuelve en el disolvente requerido y se determina la extinción de la solución a las longitudes de onda prescritas, respecto al disolvente puro. A partir de los valores espectrofotométricos se calculan las extinciones específicas.

 

 

 

MATERIAL Y APARATOS

Espectrofotómetro para medidas de extinción en el ultravioleta entre 220 y 360 nm, con posibilidad de lectura para cada unidad nanométrica.

Cubetas de cuarzo, con tapadera, con paso óptico de 1 cm. Las cubetas, llenas de agua o de otro disolvente adecuado, no deben presentar entre ellas diferencias superiores a 0,01 unidades de extinción.

Matraces aforados de 25 ml.

Columna de cromatografía, de 540 mm de longitud y 35 mm de diámetro, con tubo de reflujo de un diámetro aproximado de 10 mm.

REACTIVOS

Isooctano (2,2,4-trimetilpentano) de calidad para espectrofotometría: debe tener, respecto al gua destilada, una transmitancia del 60 % como mínimo a 220 nm y del 95 % como mínimo a 250 nm; o ciclohexano de calidad para espectrofotometría: debe tener, respecto al gua destilada, una transmitancia del 40 % como mínimo a 220 nm y del 95 % como mínimo a 250 nm; u otro disolvente adecuado, que permita obtener una disolución completa de la materia grasa (por ejemplo, alcohol etílico para el aceite de ricino).

Alúmina básica para cromatografía en columna, preparada y controlada como se describe en el Apéndice I.

n-Hexano para cromatografía.

PROCEDIMIENTO

La muestra debe ser perfectamente homogénea y estar exenta de impurezas en suspensión. Los aceites líquidos a temperatura ambiente se filtran con papel de filtro a una temperatura aproximada de 30°C, las grasas sólidas se homogeneizan y se filtran a una temperatura superior en 10 °C como máximo a su temperatura de fusión.

(1) Se pesan con precisión 0,25 g aproximadamente de la muestra preparada y se colocan en un matraz aforado de 25 ml, se completa con el disolvente adecuado y se homogeneiza. La solución resultante debe estar perfectamente clara. Si presenta opalescencia o turbidez, se filtrará rápidamente con papel de filtro.
Se llena una cubeta con la solución obtenida y se miden las extinciones, usando como referencia el disolvente empleado, a las longitudes de onda comprendidas entre 232 y 276 nm. Los valores de extinción obtenidos deben estar comprendidos en el intervalo entre 0,1 y 0,8; en caso contrario es necesario repetir la medida utilizando soluciones más concentradas o más diluidas según el caso.

 

 

(2) Cuando se quiera determinar la extinción específica después del tratamiento con alúmina se procederá del siguiente modo: en la columna para cromatografía se introducen 30 g de alúmina básica en suspensión en hexano; después de asentarse el absorbente se elimina el exceso de hexano, hasta 1 cm aproximadamente sobre el nivel superior de la alúmina. Se disuelven 10 g de materia grasa, homogeneizada y filtrada, en 100 ml de hexano y se vierte esta solución en la columna. Se recoge el líquido eluido y se evapora totalmente el disolvente en vacío a una temperatura inferior a 25°C. Con la materia grasa así obtenida se precede inmediatamente tal como se indica en el apartado (1).

EXPRESIÓN DE LOS RESULTADOS

Se expresan las extinciones específicas o coeficientes de extinción a las diversas longitudes de onda, calculadas como sigue:

                   E1

            K1 = -----

                  C e

siendo:

Kl : extinción específica a la longitud de onda "l"

El : extinción medida a la longitud de onda "l"

c : concentración de la disolución en g por 100 ml

e : espesor de la cubeta en cm.

Los resultados deben expresarse con dos cifras decimales.

La prueba espectrofotométrica del aceite de oliva según el método oficial de los Reglamentos de la CEE requiere la determinación de la extinción específica, en solución de isooctano, a las longitudes de onda de 232 y 270 nm, y la determinación de  K definido como:

                         K(m-4) + K(m+4)

             K = Km  - -----------------

                                2

donde Km es la extinción específica a la longitud de onda m, longitud de onda de máxima absorción alrededor de 270 nm.

APÉNDICE I : Preparación de la alúmina y control de actividad

En un recipiente que pueda cerrarse herméticamente se echa la alúmina previamente desecada en horno a 380-400°C durante tres horas, se añade agua destilada en una proporción de 5 ml por 100 g de alúmina, se cierra rápidamente el recipiente, se agita repetidas veces y se deja reposar durante 12 horas como mínimo antes del uso.

 

 

Se prepara una columna para cromatografía con 30 g de alúmina. Se opera como se describe en el apartado (2). Se hace pasar a través de la columna una mezcla formada por:

95 % de aceite de oliva virgen, con extinción específica a 268 nm menor que 0,18.

5 % de aceite de cacahuete tratado con tierras decolorantes en el proceso de refinado, con una extinción específica a 268 nm mayor o igual que 4. Si, después del paso por la columna, la mezcla presenta una extinción específica a 268 nm mayor que 0,11, la alúmina es aceptable; en otro caso se debe aumentar el porcentaje de hidratación.

 

APÉNDICE II: Ajuste del espectrofotómetro

El aparato debe revisarse periódicamente (por lo menos cada seis meses) tanto en lo que se refiere a la conformidad de la longitud de onda como a la exactitud de la respuesta.

El control de la respuesta de la longitud de onda puede hacerse mediante una lámpara de vapor de mercurio o mediante filtros adecuados.

Para controlar la célula fotoeléctrica y el foto multiplicador se procede como sigue: se pesan 0,2 g de cromato potásico de calidad para espectrofotometría, se disuelven, en un matraz aforado de 1000 ml, en una solución de hidróxido potásico 0,05 N y se completa hasta el enrase. De la solución obtenida se toman exactamente 25 ml, se transvasa a un matraz de 500 ml y se completa hasta el enrase con la misma solución de hidróxido potásico.

Se mide la extinción a 275 nm de la solución así obtenida, utilizando la solución de hidróxido potásico como referencia. La extinción medida en cubeta de 1 cm deberá ser de 0,200±0,005.